Michael Jackson en Zaragoza: Así fue su estancia

 

 

Tal día como hoy de hace 19 años, el 24 de septiembre de 1996, una de las mayores estrellas de todos los tiempos, Michael Jackson, daba el único concierto en nuestro país de su gira mundial en Zaragoza.

45000 espectadores tuvieron la oportunidad de ver al rey del pop en directo en el Estadio de La Romareda, entre ellos, diversas personalidades, como la plantilla al completo del Real Zaragoza, el bailarín Joaquín Cortés, Penélope Cruz acompañada de Javier Gurruchaga, Carmina Ordóñez o la infanta Cristina.
Pero recordemos cómo fueron las horas que el astro pasó en nuestra ciudad.

michael-jackson-performing

El Party One, nombre del Boeing 707 privado del rey del pop aterrizaba en el aeropuerto de Zaragoza a las 16:48 del día antes al concierto. En el fuselaje, se podían leer las palabras Kingdom Entertainement (reino de la diversión).

Medio millar de adolescentes se agolparon junto a las verjas. Más privilegiadas fueron las autoridades locales, que sí estrecharon el guante blanco de Jackson. Guiados en todo momento por Pino Sagliocco, el productor del concierto, un teniente de alcalde, dos concejales, varios responsables de área y hasta la secretaria de la alcaldesa Luisa Fernanda Rudi aguantaron estoicos los vaivenes del horario de llegada. Entre los más satisfechos, Juan Bolea, concejal de Cultura de Zaragoza, artífice de la hazaña de que Jackson diera su único concierto europeo en Zaragoza. Eso sí, la hazaña costó 200 millones de pesetas.
Siempre bajo una sombrilla blanca, el cantante paseó sin máscara y ordenó abrir las verjas para saludar de más cerca a sus admiradores.
Las mayores muestras de cariño las dedicó al quinteto de niños que le entregaron dos ramos de orquídeas y lirios al pie de las escalerilla.

MichaelJacksonenZaragoza7Michael Jackson a su llegada a Zaragoza. Imagen de http://www.mj4e.com/

El lugar elegido como cuartel general del cantante fue el Hotel Boston, en el Camino de las Torres.
Cerca del hotel, grupos de incondicionales se apostaban desde el sábado previo al concierto para ver de cerca al cantante.

Varios Mercedes, dos de ellos blindados y otros dos matriculados en Inglaterra; dos coches más descapotables; un Jaguar y un Rolls-Royce compusieron la comitiva que recibió tratamiento poco menos que de jefe de Estado. De hecho, la Guardia Urbana cortó las vías transversales a su itinerario y se eliminaron los semáforos, mientras miles de personas apostadas en las calles saludaban a Jackson y su corte. Fotos de primeros planos -milagros de la tecnología protectora- no salieron.

Ya en el hotel, Michael se colgó literalmente de uno de los ocho ventanales de su habitación y se sentó en el exterior para saludar a las y los admiradores que, aguardaban en la calle. Más besos a distancia.

Tan sólo tres fueron los afortunados que pudieron subir a ver a Michael Jackson a su habitación. Uno de ellos fue un chico holandés de diecisiete años que se dedicaba a perseguir al cantante en todos sus conciertos.
Un padre paralítico acudió junto a su niña, que tuvo el privilegio de ser besada por Jackson en plena explosión de fervor de las más de dos mil personas que se agolparon en el lugar. Otra pequeña que tropezó contra la puerta giratoria del establecimiento consiguió como compensación subir en el mismo ascensor que el cantante.

MichaelJacksonenZaragoza1Michael Jakson en el Miguel Servet, Imagen de http://www.mj4e.com/

En el séquito de Jackson también se encontraban los “Three T”, trío musical formado por los sobrinos de Michael.

La caravana volvió a formarse a media tarde para que el cantante visitara el Centro Comercial Augusta. Allí compró su propio disco (Thriller), otro de James Brown, equipos musicales y una grabadora, todo ello por unas 30.000 pesetas. Como curiosidad, decir que también adquirió el disco de la Macarena, de Los del Río.
Tras su concierto, al día siguiente, Michael visitó el hospital Miguel Servet donde repartió una gran cantidad de juguetes. Su visita provocó el colapso de las Urgencias -por donde entró al edificio-, por el fuerte dispositivo de seguridad que se montó. Incluso, según la Junta de Personal del centro, tuvieron que ser desviados varios pacientes a otros hospitales y se bloquearon ascensores para él. Sin embargo, la encargada de las relaciones públicas del centro, María Jesús Asensio, declaró que la visita tuvo una “perfecta coordinación”.

Michael visitó a 24 niños y regaló peluches a los pequeños y a los más mayores aparatos musicales de la marca que patrocinaba su gira, comprados en el Centro Comercial Augusta días antes.

Así nos lo contaron en televisión.

Y tal como vino, se fue. No sin antes dar uno de los conciertos más recordados de la ciudad., y es que no todos los días nos visitan leyendas de la música de semejante calibre…

1 Comment

  1. Artículo genial! Pero está equivocado en una cosa.
    Pone “rey del rock” y Michael Jackson es el Rey del Pop.
    Elvis Presley es el Rey del Rock.
    Pero sólo es ese pequeño fallo 🙂

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

© 2017 Zaragoza Ayer y Hoy

Theme by Anders NorenUp ↑