Fotografía del Palacio de Larrinaga tomada en la segunda mitad del Siglo XX y comparada con la imagen actual (abril de 2015) del mismo lugar, en la que vemos que el entorno ya ha sido urbanizado. Cuando el palacio fue construido, se encontraba alejado del casco urbano pero que, actualmente, se encuentra plenamente integrado en él.

Fue ordenado edificar por el naviero vasco Manuel Larrinaga, que contrató al arquitecto Félix Navarro, uno de los más prestigiosos de la época. El proyecto es de 901 e iba a ser un regalo para su hijo, que se había casado con la joven Asunción Clavero, de la localidad turolense de Albalate del Arzobispo. El palacio se finalizó en 1908 pero la pareja nunca lo habitó, ya que residían en Liverpool y tenían dos residencias de vacaciones en San Sebastián y Málaga. Su objetivo era retirarse aquí, pero ella murió en 1939 y él perdió interés por la casa, poniéndola en venta. La compró Giesa, que construyó su fábrica en los terrenos adyacentes (se conserva, con el nombre de Schindler) e instaló sus oficinas en la casa. Pronto se la vendió a los Marianistas, convirtiéndose entonces en un colegio hasta que a su vez también construyeron un edificio nuevo en la parte de atrás. Finalmente la compró Ibercaja, su actual propietaria, que la restauró.

La decoración del inmueble alude al mar y al comercio marítimo, ocupación de los Larrinaga. Los materiales usados son específicamente aragoneses: piedra, ladrillo y cerámica.

11114240_1654879064742352_132310508737175553_n

Imagen: autor desconocido, Info: Wikipedia.